Albert Camus: "A pesar de las ilusiones racionalistas, e incluso marxistas, toda la historia del mundo es la historia de la libertad."

miércoles, 15 de noviembre de 2017

Crisis y decadencia de la Monarquía Hispánica: el reinado de Carlos II y el problema sucesorio.


El último de los Habsburgo españoles, Carlos II (Madrid 1661-1700), era hijo de Felipe IV y Mariana de Austria. Pese a su carácter débil y enfermizo, y a su escasa capacidad mental ("El hechizado") fue proclamado rey con 4 años, ejerciendo la regencia su madre en los primeros años, confiando el gobierno en validos como el confesor de la reina, el jesuita alemán Nithard o Fernando Valenzuela ("El duende de palacio") que desprestigiaron la monarquía con sus desaciertos en política interior y exterior.

Posteriormente, y tras dos pronunciamientos apoyados por la nobleza y el pueblo, Juan José de Austria, hijo bastardo de Felipe IV (uno de los 29 documentados), ejercerá el poder apartando a la reina madre. Durante la mayoría de edad del rey, serán el duque de Medinaceli y el conde de Oropesa los que lleven las riendas de la monarquía. Ambos se enfrentarán a una situación política,social y económica muy negativas, pese a lo cual iniciarán la tendencia a dejar gobernar a personas cualificadas, y no tanto a personas de confianza del monarca(sustitución de validos por lo que podríamos llamar primeros ministros) y muchos historiadores coinciden en alabar muchas de sus medidas reformistas.

La desastrosa situación de la hacienda, así como la decadencia política heredada, marcaron un reinado que no pudo evitar una gran devaluación monetaria en 1680 y una acusada caída de la actividad económica, con frecuentes motines o sublevaciones populares como las de Sicilia, Cataluña (Revuelta de los barretines) o el motín de los gatos en Madrid . Sin embargo en las décadas finales de su reinado, y especialmente en la corona de Aragón los síntomas de recuperación fueron notables, como han demostrado investigaciones recientes.
 Las guerras contra la Francia de Luis XIV continuaron y España cedió el Franco Condado y diversas plazas de Flandes, lo que acentuó la crisis final de la dinastía.

El problema sucesorio:
Pese a que el rey contrajo matrimonio en dos ocasiones no consiguió tener descendencia con ninguno de ellos recurriéndose a todo tipo de prácticas. El problema sucesorio fue perfilando dos candidaturas al trono, los austracistas ,partidarios del archiduque de Austria, Carlos de Habsburgo, y los borbónicos, que defendían la candidatura de Felipe de Anjou, nieto de Luis XIV. Poco antes de morir, Carlos dejó como heredero en su testamento al francés, esperando que supiera conservar mejor el patrimonio territorial de la monarquía hispánica- Sin embargo no podrá evitar que a su muerte, en 1700, se inicie un gran conflicto europeo, conocido como la Guerra de Sucesión, que acabará desmembrando el Imperio, cediendo todos los territorios europeos por el tratado de Utrecht en 1713.



martes, 14 de noviembre de 2017

Principales factores de la crisis demográfica y económica del siglo XVII y sus consecuencias.

El caballero de la mano en el pecho, El Greco.

Durante el siglo XVII, España sufrió una profunda crisis económica, social y demográfica. Se trata de una crisis que fue generalizada en Europa (a nivel climático, guerras civiles e internacionales, desórdenes sociales y religiosos), pero que tuvo mucho más incidencia en Castilla por sus peculiaridades y carencias, y menor en los reinos periféricos (que comenzaron a salir de ella a finales de siglo).

Los factores principales que explican la crisis económica son los siguientes:
-La política exterior de los Austrias, principal destino de los impuestos e ingresos ordinarios (metales americanos). Las crecientes necesidades ante la situación de guerra permanente, llevó a recurrir a medidas extraordinarias como la devaluación de la moneda (el vellón) o el aumento de la presión fiscal .
-Descenso de la producción agrícola, con ciclos de malas cosechas y hambrunas, todo ello en el contexto de la pequeña edad del hielo.
-Crisis del comercio y la artesanía. El descenso de la población originó una fuerte caída de la demanda, con un escaso mercado interior. Además, los prejuicios sociales hacia el trabajo perjudicaron el desarrollo económico, lo que unido al atraso tecnológico y a la presión fiscal hicieron imprescindible la importación, dejando el comercio en manos de extranjeros, algo especialmente relevante en América.
La escasa burguesía española buscaba ennoblecerse rápidamente para no pagar impuestos y convertirse en rentistas. ("La traición de la burguesía" según Fernand Braudel). **

La crisis demográfica, íntimamente vinculada a la económica, se manifestó a través de un gran estancamiento de la población durante el siglo, especialmente intenso en la meseta. Las causas principales fueron las siguientes:
-Las frecuentes epidemias y pestes, que atacaron con mayor virulencia a una población malnutrida por las malas cosechas y en una época de guerras constantes. Especialmente graves fueron las de 1598-1602, 1647-1652 o las de 1676 a 1685.
-La expulsión de los moriscos, desde 1609, provocó una fuerte caída de la población en Aragón y Levante. Se estima en unas 300.000 personas las afectadas.
-Las migraciones a América, aunque cuantitativamente no fueron tan importantes, si que se trataba de población joven, y unido a los demás factores, afectó especialmente a Andalucía y Castilla.
Joven mendigo, por Murillo.
*La crisis política, económica y demográfico contrastará, en marcado claroscuro, con el esplendor artístico y cultural conocido como Siglo de Oro, que arranca del siglo XVI y que culminará con el estilo barroco propio de la contrarreforma, y cuyos principales exponentes serán Cervantes, Velázquez, Góngora, Quevedo, Lope de Vega, Calderón, Tirso de Molina, Murillo o Ribera.

**Muchos de estos problemas fueron advertidos por los arbitristas, una corriente de pensamiento político y  económico mercantilista  que se desarrolló en la monarquía hispánica a finales del siglo XVI y XVII y que proponía a los reyes soluciones a los principales problemas sociales y económicas (destacará Azpilicueta, Sancho de Moncada, Luís Ortíz, Navarrete o Tomás de Mercado).
Los borrachos, de Velázquez.


lunes, 13 de noviembre de 2017

La guerra de los Treinta Años y la pérdida de la hegemonía española en Europa.

Batalla de Nördlilngen,1634
La Guerra de los treinta años (1618-48) fue un gran conflicto internacional que afectó principalmente al imperio alemán y a los Habsburgo en su origen, pero que con el paso de los años implicó a todas las grandes potencias europeas, especialmente a Francia y a la España de Olivares y el rey Felipe IV (1621-1665), en pugna por la hegemonía en el continente.
La defenestración de Praga

Los motivos religiosos (el conflicto generado tras la reforma protestante pervivía en una Alemania dividida) fueron fundamentales en su inicio en Bohemia (defenestración de Praga) sumados a los deseos de mayor autonomía de los distintos territorios que formaban el Sacro Imperio Romano Germánico. Fue una guerra en la que se generalizaron los mercenarios y en la que la extrema violencia produjo devastaciones en los campos, hambrunas y epidemias, sumiendo a Alemania en una época oscura y difícil durante mucho tiempo.
Felipe IV acudió en ayuda de los Habsburgo austriacos  por razones familiares, de prestigio y estratégicas (seguridad para el camino español que llevaba soldados de Italia a  Flandes), siendo su participación inestimable en grandes victorias imperiales como Montaña Blanca o Nördlingen.
La guerra contó con la intervención danesa y sueca en apoyo protestante, y finalmente, en 1635 la católica Francia, que vio la oportunidad de sacudirse el dominio Habsburgo que rodeaba su territorio. En este contexto se inscribe la derrota de los tercios españoles en Rocroi (1643), considerado un punto de inflexión en la supremacía hispana en Europa.

Rocroi, 1643, el último tercio, obra de Ferrer Dalmau.
La internacionalización del conflicto perjudicó a una España arruinada económicamente, exhausta por las continuas guerras europeas e internas (recordemos la interminable guerra de Flandes y las rebeliones de Cataluña y Portugal en el contexto de la crisis de 1640)
La paz de Westfalia 1648 supuso la confirmación de la pérdida de la hegemonía española en Europa. En Alemania se restauró la libertad religiosa y se limitó el poder imperial, dejando un país dividido y destrozado por la crueldad de la guerra. España perdía definitivamente las provincias unidas (Holanda) tras 80 años de guerra.
La guerra franco-española continuará durante una década, con algunas de las últimas victorias españolas como Valenciennes. Tras la derrota de Las Dunas y la invasión francesa de Cataluña, Felipe IV se vio obligado a firmar la Paz de los Pirineos en 1659, que fijaría la frontera pirenaica entre ambos países, cediendo España el Artois, Rosellón y la Cerdaña. La Francia de Luis XIV se convertiría en la nueva potencia hegemónica. Además se pactó la boda de la infanta María Teresa con el rey francés, lo que propiciará la llegada de los Borbones a España en 1700.

La Paz de los Pirineos, Felipe IV y Luis XIV


domingo, 12 de noviembre de 2017

Los Austrias del siglo XVII: el gobierno de validos. La crisis de 1640.

Conde-duque de Olivares, por Velázquez.

Los Austrias del siglo XVII, conocidos como menores en comparación a sus antecesores Carlos I y Felipe II, y poco interesados en las tareas de gobierno, facilitaron el auge de la figura del valido, privado o favorito, un ministro que ejerce el poder absoluto por delegación real, siempre y cuando cuente con la plena confianza del monarca. El fenómeno no es exclusivamente español, ya que figuras como Richelieu en la Francia borbónica o Buckingham en la Inglaterra de los Estuardo, son equiparables.
El duque de Lerma, por Rubens.

Durante el reinado de Felipe III (1598-1621), el valido fue el Duque de Lerma, el cual llevó a cabo una escandalosa política económica (nepotismo, traslado de la corte a Valladolid, venta de cargos públicos) que unida a la situación de la hacienda estatal llevó a la Monarquía Hispánica a firmar paces con Inglaterra (1604) o con los rebeldes holandeses (1609, tregua de los 12 años).
 En su reinado, el principal acontecimiento interno fue la expulsión de los moriscos en 1609, motivada por su supuesto apoyo a los turcos y a la piratería berberisca. Con su expulsión, las huertas levantinas y aragonesas, así como muchos oficios castellanos quedaron abandonados, lo que agravó aún más la crisis económica secular.
Embarque de los moriscos expulsados en Valencia.

El largo reinado de Felipe IV (1621-1665) estuvo marcado por la figura de su valido, el todopoderoso durante dos décadas conde-duque de Olivares, quien desde su cargo impulsó una política de recuperación del prestigio internacional de la monarquía, lo que le llevó a participar en numerosas guerras como la de los 30 años en Alemania, la guerra con Francia desde 1635 o la reanudación de la guerra en Flandes. En este contexto bélico destacó su fallido proyecto de la Unión de Armas, en 1626, por el que pretendía que todos los reinos de la Corona ayudasen al esfuerzo militar castellano mediante la entrega de dinero o soldados. La propuesta centralizadora chocó con los fueros y privilegios de los distintos reinos y generó sublevaciones en Vizcaya, Andalucía , Nápoles o Sicilia, pero sin duda las más graves fueron las que se produjeron en la crisis de 1640:
-La rebelión de Cataluña: Los incidentes provocados por las tropas españolas en Cataluña (desde donde luchaban contra Francia) desataron el Corpus de Sangre (7 de junio) en el cual los segadores entraron en la ciudad y se sublevaron, asesinando al virrey Santa Coloma. Tras el ofrecimiento de la Generalidad de vincularse a Francia y la larga guerra que se declaró, Cataluña juró fidelidad a Felipe IV en 1652, comprometiéndose el rey a respetar sus fueros y privilegios.
El "Corpus de Sangre", la rebelión de los segadores.

-La independencia de Portugal:  Aprovechando los sucesos en Cataluña, Portugal, que aspiraba a independizarse de la Corona española al ver peligrar su imperio colonial por la enemistad de Holanda e Inglaterra, proclamó como rey a Juan IV de Braganza.  El apoyo europeo, la situación catalana y los múltiples frentes en los que se encontraba inmerso la Monarquía Hispánica llevaron a reconocer, años después, la independencia contra la que poco pudo hacer la Corona. Solamente Ceuta quedaría vinculada a España desde entonces
Juan IV de Braganza, rey de Portugal.

La situación de guerra total y colapso llevó a Felipe IV a prescindir de su valido en 1643, siendo sustituido por Luis de Haro.
-En el reinado de Carlos II (1665-1700) la minoría de edad del rey obligó a la regente, la reina Mariana de Austria, a confiar en validos como el padre Nithard o Valenzuela. Más adelante fue el hermanastro del rey Juan José de Austria el que llevó las riendas del poder dada la mala salud del rey y su escasa preparación .Finalmente el duque de Medinaceli o el conde de Oropesa, dirigirán la política, aunque se les debe considerar más bien primeros ministros que validos.
Juan José de Austria.

lunes, 6 de noviembre de 2017

La monarquía hispánica de Felipe II. Gobierno y administración. Los problemas internos. Guerras y sublevación en Europa.

Felipe II de Habsburgo, el "rey prudente" (Valladolid 1527, El Escorial 1598) fue hijo de Carlos V e Isabel de Portugal y heredó todos los territorios de su padre excepto el Imperio alemán y Austria, y casi todos sus problemas (la financiación, la guerra con Francia, contra el turco y la herejía protestante).
Felipe II, por Sánchez Coello

Felipe II convirtió la península en el centro de su política, instalando la corte en Madrid en 1561 y construyendo El Escorial, su mayor legado material y donde quiso enterrarse junto a toda su familia. Pese a la imagen distorsionada por la leyenda negra y los liberales, fue un rey culto,amante del arte y la ciencia, profundamente religioso, y mucho más viajero de lo que habitualmente se piensa, recorriendo y residiendo en  España, Portugal, y visitando Flandes, Inglaterra y Alemania en su juventud.
 Felipe gobernó perfeccionando el modelo polisinodial de gobierno, basado en consejos de gobierno, asesores o temáticos como los de Inquisición, Órdenes militares, Hacienda, Estado o Guerra, y territoriales como los de Castilla (el principal de todos ellos y con funciones legislativas y judiciales), Indias, Aragón, Portugal, Italia o Flandes. El monarca era el centro del sistema, y llevará las riendas del poder, ayudado por cancilleres o secretarios, los ya citados consejos, las cortes (de mayor relevancia en la corona de Aragón y Navarra), y la administración local (corregidores). Además la figura del virrey suplía al monarca en los territorios no castellanos y para la justicia existían dos tribunales superiores o chancillerías en Valladolid y Granada, y dos audiencias por debajo de ellas.
La falta de dinero para mantener todo el aparato burocrático y administrativo, así como las numerosas guerras, llevaron a los reyes a depender de banqueros extranjeros y créditos, cayendo el Estado varias veces durante el reinado de Felipe II en bancarrota. Los impuestos a los castellanos y los metales de América fueron el principal activo de la monarquía hispánica para su financiación.

Felipe II tuvo que afrontar numerosos problemas internos y guerras en el extranjero, destacando las siguientes:
-La rebelión de los moriscos en las Alpujarras en 1568 contra las ordenanzas que limitaban sus costumbres provocó una fuerte represión real, dispersando a todos ellos por Castilla.
-Las alteraciones de Aragón, en 1591, motivadas por la huida del secretario de Felipe II, Antonio Pérez, que se acogió a los privilegios de Aragón y motivó un grave enfrentamiento entre las instituciones aragonesas (Justicia Mayor) y el rey.
Las alteraciones de Aragón por el caso Antonio Pérez.

Sin embargo, los auténticos problemas del reinado fueron las guerras Europeas. El objetivo de Felipe era mantener el patrimonio territorial heredado y la ortodoxia católica, en el marco de la contrarreforma de Trento:

-Francia: Tras derrotar en San Quintín al rey francés en 1557, se firmó la paz de Cateau-Cambrésis, que confirmaba la hegemonía española en Italia y Europa. Años más tarde Felipe II participaría de lleno en las guerras de religión que sacudieron Francia a finales de siglo.
Paz de Cateau- Cambrésis.

-La rebelión flamenca en los Países Bajos, desde 1566, auténtico quebradero de cabeza para Felipe II y motivada por el problema protestante principalmente. Flandes era una de las regiones más ricas de Europa y cuna de la familia de Carlos V.
-Los turcos. La expansión mediterránea del imperio otomano fue frenada por las armadas de España, el papado y Venecia (Liga Santa), liderados por Juan de Austria en Lepanto, 1571.
La batalla de Lepanto.

-Inglaterra. La reina Isabel, ayudaba a los rebeldes flamencos, para evitarlo, Felipe ordenó la construcción de la mayor armada de la época en 1588 para conquistar la isla, para desembarcar en Inglaterra a  los tercios de Flandes. El fracaso de la "Grande y felicísima armada" principalmente ocasionado por el estado de la mar, marcó el inicio de la decadencia de su reinado y del poder español.
La armada invencible.

-Su mayor éxito fue la  unificación en su persona de todos los reinos peninsulares en 1580, al ser reconocido como rey de Portugal tras hacer valer sus derechos sucesorios tras la extinción de la familia Avís. Portugal se mantendría en la monarquía hispánica hasta 1640.Felipe II heredaba también todo el imperio marítimo portugués, y de ahí la expresión de que "nunca se ponía el sol" en sus dominios, hecho que se acrecentó con la incorporación de Filipinas, cuyo nombre inspiró el por entonces príncipe Felipe.
Posesiones de Felipe II





jueves, 2 de noviembre de 2017

El Imperio de los Austrias: España bajo Carlos I. Política interior y conflictos europeos

El joven rey Carlos I

Carlos I de España y V de Alemania (Gante 1500, Yuste 1558) fue sin duda el monarca más poderoso del renacimiento. Con sólo 17 años heredó el inmenso patrimonio de sus abuelos y padres, de los Reyes Católicos y su madre Juana, Castilla, Aragón, Navarra, Sicilia, Nápoles, Cerdeña y el Nuevo Mundo, América. De sus abuelos y padre, Felipe el Hermoso, los Habsburgo y la casa de Borgoña, heredó Flandes, los Países Bajos, el Franco Condado, Austria, el Tirol y la posibilidad de ser elegido emperador de Alemania, cargo al que accedió años después.

Pese a ello, a su llegada a España, era un rey jovencísimo, extranjero y rodeado de asesores flamencos. Por ello entre 1519 y 1523 el monarca se enfrentará a dos graves conflictos internos:
La convocatoria de Cortes para imponer nuevos impuestos (destinados a ser elegido para la corona imperial) llevó a la revuelta de las comunidades de Castilla, en 1520, dirigidas en principio por la aristocracia relegada por el rey y las ciudades, que veían peligrar la industria textil de la lana y sus derechos. Tras su intento fallido de convencer para su causa a la reina Juana, el carácter antiseñorial de algunos episodios del levantamiento llevó a la derrota comunera en Villalar, 1521, y a la ejecución de sus principales líderes, Bravo, Padillla y Maldonado.
Ejecución de los comuneros de Castilla, obra de Antonio Gisbert.

En Valencia y Mallorca, el movimiento de las Germanías, liderado por artesanos y comerciantes, contra la nobleza y los moriscos, se mezcló con la crisis económica y la peste, adquiriendo tintes antiseñoriales, con una durísima represión del Virrey. El poder real quedaba reforzado, y ya no sería cuestionado en mucho tiempo.
La batalla de Pavía, 1525.

Carlos V tuvo que afrontar del mismo modo muchos conflictos exteriores, dada su aspiración imperial a encabezar la cristiandad y mantener su hegemonía en Europa. Esto le obligó a luchar en múltiples frentes:
-Contra la Francia cercada por posesiones Habsburgo, principalmente en Italia, pero también Navarra o Borgoña. Destaca la victoria de Pavía,1525, por la cual Carlos conquistará el ducado de Milán, haciendo prisionero al propio rey de Francia, Francisco I.
-Contra los turcos de Solimán el Magnífico, que llegaron a sitiar Viena y sus aliados los piratas berberiscos de Barbarroja, conquistándose Túnez pero fracasando en Argel.
-En Alemania, la reforma de Lutero, 1517, los enfrentamientos entre católicos y protestantes llevaron a una larga guerra en la que, pese a victorias como Mühlberg en 1547, el emperador tuvo que firmar la paz de Augsburgo en 1555, y confirmar la libertad religiosa de Alemania.
Carlos V en la batalla de Mühlberg, 1547, por Tiziano.

Fracasos, victorias de los legendarios tercios, la vida del emperador fue muy intensa y viajera, ya que fue uno de los últimos reyes en pisar los campos de batalla, pero dejó a Castilla, su principal apoyo económico, agotada. Tras abdicar en Bruselas en 1556, legó el imperio a su hermano Fernando, y el resto de sus posesiones a su hijo Felipe (fruto de su único matrimonio con Isabel de Portugal) .
Isabel de Portugal, la emperatriz, por Tiziano.



miércoles, 1 de noviembre de 2017

Exploración y colonización de América. Consecuencias de los descubrimientos en España, Europa y América.

Tras el primer viaje de Colón en 1492, en tiempos de los Reyes Católicos, y por el tratado de Tordesillas, en 1494, todo un nuevo mundo se abrió ante los españoles, los portugueses y otros europeos después. Se sucedieron durante décadas muchas flotas de poblamiento hacia las Antillas (La Española, Cuba,Jamaica)o Panamá, y sobre todo de exploración y conquista de nuevos territorios y rutas: Río de la Plata (Mendoza), el Pacífico (Núñez de Balboa), las costas caribeñas y Ojeda, el Orinoco...
Mapa de Juan de la Cosa, 1500.
Pero sin duda, las grandes conquistas, vinieron en época de Carlos V. Hernán Cortés lo hizo con el poderoso Imperio Azteca entre 1519 y 1521, derrotando a Moctezuma y ocupando Tenochhtitlán, y  adueñándose de un territorio inmenso. El virreinato de Nueva España será uno de los ejes del imperio español, y servirá de base para futuros viajes, desde Florida a California, pasando por el Mississippi (Hernando de Soto)
Tenochtitlán, capital del imperio azteca
Por su parte, otro extremeño, Francisco Pizarro dirigirá la conquista del altiplano andino, el imperio inca, enfrascado en una guerra civil por el trono de Atahualpa, entre 1527 y 1533. Lima se convertirá en la capital del virreinato del Perú, desde el que se explorará Chile(Almagro, Valdivia) el Amazonas (Orellana) o se fundará Buenos Aires (Juan de Garay). También hubo viajes y expediciones absolutamente increíbles como las de Cabeza de Vaca o Lope de Aguirre.

La primera vuelta al mundo: En los mismos años de la conquista de México por Cortés, cinco barcos liderados por el portugués Magallanes, sucedido por el vasco Juan Sebastián Elcano tras su muerte, completarán un viaje increíble y durísimo, bordeando América y recorriendo el Pacifico hasta Filipinas y las islas de las especias, volviendo luego por el Índico, África y el Atlántico. En 1522 una sola nave y un puñado de hombres demostraban la esfericidad de la tierra y su auténtica dimensión.
Los conquistadores, muchos de ellos hidalgos, segundones o aventureros, firmaban capitulaciones con la corona para legalizar su viaje, que financiaban ellos mismos, colonizando y evangelizando a los indígenas, la mayoría de las veces con extrema violencia. El ansia de oro y riquezas era el motor de la conquista.

La administración territorial se organizará  al ejemplo de la península, a partir de los dos virreinatos, máxima institución de gobierno, completándose con gobernaciones, capitanías generales, municipios o cabildos y Audiencias de justicia.  La sociedad, profundamente desigual,seguía un sistema de castas, la encabezaban los penínsulares, seguidos de criollos, españoles nacidos en América, los mestizos, indígenas y esclavos, además de múltiples mestizajes entre ellos, de los que es testimonio la diversidad étnica actual de América.

Todas estas conquistas tuvieron unas consecuencias nefastas para los pueblos indígenas, que sufrieron una auténtica catástrofe demográfica entre las guerras de conquista, la dureza del trabajo impuesto y sobre todo las enfermedades que traían los europeos. Además fueron sometidos a un brutal proceso de aculturación, imponiéndoles un credo, una lengua y una organización social y económica en la que eran meros siervos de los colonos,obligados a trabajar en minas y haciendas mediante el sistema del repartimiento, la encomienda o la mita.


Los abusos sobre los nativos motivaron las airadas denuncias de Antonio de Montesinos o Bartolomé de las Casas, así como una amplísima legislación desde el principal órgano administrativo en la península, el Consejo de Indias ( leyes de Burgos, leyes nuevas) y un gran desarrollo del futuro derecho internacional (Francisco Vitoria). Pese a todo, los abusos continuaron, y gran parte de la discutida leyenda negra española se nutre de esta situación, desgraciadamente comunes en todas las empresas colonizadoras hasta nuestros días.
Desde la casa de Contratación en Sevilla se organizaba todo el comercio, a través del sistema de flotas,  manteniendo un estrecho monopolio de los productos americanos (principalmente oro y plata de las minas de Zacatecas o Potosí) y aplicando el quinto real, impuesto sobre los beneficios obtenidos. Esta inmensa cantidad de metales propició la revolución de los precios en la península, lo que unido a que servían para pagar las múltiples guerras de la monarquía hispánica, y a la falta de estímulo por el trabajo hundió la escasa industria española y arruinó a los castellanos.
Sevilla en el siglo XVI, puerto de entrada a América

Los colonos españoles llevaron la economía monetaria, su idioma, que adquirió una belleza y variedad únicas gracias al aporte indígena,métodos y cultivos a América, trigo, vid, caña de azúcar, ganadería que se desarrolló extraordinariamente, caballos, vacas, ovejas, y crearon múltiples ciudades, con universidades y catedrales imponentes.
De América llegó a Europa el maíz,el tomate, el pimiento, la patata, el cacao, el algodón o el tabaco, pero sobre todo cambió la concepción del mundo, estimulando el desarrollo intelectual, la cartografía, la navegación, el comercio internacional, las ciencias naturales (botánica, fauna). Cuando el Galeón de Manila realice la conexión entre Asia y América, se puede afirmar que la primera globalización había llegado.




Visitantes

clocks for websitecontadores web